La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.

LAGUNAS RUIDERA Y ALMAGRO.



Ver mapa más grande




No sabria decirte cuantas veces he pasado por el tramo de la autovia A4 entre Bailen y Madrid . Supongo que más de cién. Un montón de lugares de máximo interés salpican el trazado de esta autovia, pero en demasiadas ocasiones, la prisa, el trabajo, o cualquier otra razón, evitan que le dediquemos el tiempo que merecen.

De los miles de conductores que atraviesan a diario las curvas sinuosas de Despeñaperros, muy pocos sabrian decirte que es "la Cimbarra". Demasiados pasan delante del Viso del Marqués sin saber que alli está el Palacio del Marques de Santa Cruz y que alberga en sus añejas paredes centenares de metros de frescos renacentistas absolutamente impresionantes, ademas del Archivo General de la Marina. Probablemente muchos, no hayan visto nunca las Tablas de Daimiel, los viejos molinos de viento de los Campos de Criptana o la belleza bucólica de las Lagunas de Ruidera. A lo mejor ni siquiera conocen la exquisita elegancia de Aranjuez y su palacio real o el sabor mediaval de la plaza mayor de Chinchón. Victimas de nuestra forma de vivir a contrarreloj, a veces, dejamos en el tintero escenas memorables incluso cerca de casa, por no poder parar nuestro ritmo de vida o si prefieres, de "no" vida.

Sin embargo, estos lugares que comento, son solo un pequeño ejemplo de todo lo que dejamos de ver o descubrir cuando viajamos por autovia. Al entrar en una via rapida, ponemos la moto a "120" y hacemos kilometros como churros olvidando a veces, que lo mejor del viaje es el camino y que el placer de viajar en moto acaba al llegar al destino. La autovia transporta muy rapido al viajero pero en demasiadas ocasiones es a costa de perderse lo mejor del viaje. Por todo esto que os cuento, resulta que aún no habia ido nunca a las Lagunas de Ruidera, ni conocia la localidad de Almagro. Es tambien por esto, por lo que en moto, evitamos siempre que podemos las vias rapidas, ya que, ademas de no tener curvas, te pierdes lo mejor del camino.

Solo disponiamos de la tarde del sabado para hacer turismo con la moto. Asi que, planifiqué una ruta breve hasta Baños de la Encina con objeto de hacer unas fotos en este pueblo que me parece de los mas bonitos de la provincia. Tras un café en Baños, pasariamos la tarde hasta ver anochecer en las Lagunas de Ruidera. Reservando para la vuelta un paseo nocturno por el precioso pueblo de Almagro, unas tapas en su vieja plaza porticada y un fresco paseo hasta casa.

A las tres de la tarde, Ana y yo ya estabamos en carretera con los forros termicos ya instalados bajo las corduras para hacer los 53 kms que separan Jaen, de nuestra primera parada.

Baños de la Encina es un pueblo que sin alcanzar los tres mil habitantes, posee una riqueza monumental fuera de lo comun. No hay que perderse la iglesia de San Mateo y sobre todo el impresionante Castillo Arabe del siglo X. Hablamos de una de las fortalezas musulmanas mejor conservadas de Europa y que es, a mi juicio, el mayor atractivo local. Aun así, el conjunto historico artistico de Baños es mucho mas que esto y bien merece una visita mas pausada.





Tras hacer muchas fotos y tomar un café reponedor, ponemos rumbo a Ruidera con la idea de llegar a tiempo y con luz suficiente para ver anochecer alli.

En un par de horas, mi strom curveaba junto a masas inmensas de agua dulce entre aves acuaticas y exuberante vegetación de ribera. Todo un placer y un privilegio montar en moto por aqui. El olor, el paisaje, el sonido del agua...







Un espectaculo para todos los sentidos. Ana grababa video desde el asiento trasero de la vstrom y yo no podia parar de hacer fotos a cada pocos metros. Aquello es grande. Puedes hacer kilometros por la carretera sin dejar de ver la naturaleza en pleno concierto en cada metro. Como llegamos atardeciendo no pudimos verlo todo. Nos adentramos en el parque hasta la tercera o cuarta laguna sin dejar la carretera. Era una tentacion tan grande averiguar que habia detras de la siguiente curva que costaba resignarse a no seguir un poco mas. Alli mismo y en uno de los multiples paneles de informacion del parque, pudimos leer que hay un total de 16 lagunas, muchas rutas peatonales y obligacion de volver con mas tiempo. Vamos, que merece mucho la pena y no se ve en dos horas.



Los lagos, a veces se derraman unos sobre otros mediante cascadas y caidas de agua dando lugar a un espectaculo único. Algunos patos estan tan acostumbrados a los turistas que se acercan a comer casi de las manos de la gente en un "compadreo palmípedo" muy curioso de observar.



El sol cae y con él la temperatura. Los turistas empiezan a retirarse y el silencio solo se rompe con el caer del agua entre las piedras. El lago se incendia de rojo contagiado por un cielo dificil de describir. Reflejos y tonos rojizos imposibles entre verdes que se extinguen con el dia. La luz cada vez mas tenue, se filtra entre los olmos y álamos blancos de las riberas. No veremos otro anochecer así en mucho tiempo. La vieja reflex echaba humo y yo dudaba entre seguir buscando torpe la luz perfecta en mi cámara u olvidarme de ella para dejar la mente en blanco y memorizar el momento. Al final traje a casa algunas fotos tan buenas que no parecen mias.

Quedaba sacar ropa del top case, abrigarse mas y emprender camino de vuelta parando a cenar y a dar un paseo por Almagro, para seguir el programa previsto y completar una tarde perfecta.

Nos llamó mucho la atencion este pueblo. Sabiamos que tenia encanto, que era un lugar atractivo, pero lo cierto es que tiene mucho mas de lo esperado. Al final, solo pudimos tomar unas tapas en la plaza mayor que es, por cierto, preciosa.




Pero hay mucho mas en Almagro. Un corral de comedias, patios, iglesias, rincones y museos dignos de una visita de varios dias a la zona. Cansados, y ya con el equipo de invierno completo, pusimos rumbo a casa sabiendo que lo de hoy, solo ha sido una primera incursion en tierras manchegas y que en cuanto pueda ser, habrá mas.

8 comentarios:

  1. Que gran crónica, tio! me han encantado las fotos y los enclaves que citas, no en vano he tenido el placer de recorrer sus tierras ;-). Coincido en lo que escribes sobre la A-4 y la de veces que la has recorrido, me identifico plenamente...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. fantástica entrada y expléndidas fotografías. Infunde ganas de conocer la zona. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  3. Parece mentira, pero igual que tu has pasado mas de 100 veces por la A4, yo habré ido otras tantas tanto a Ruidera o a Almagro (mi pueblo está a 11Km de allí) y hasta que no te he leído la crónica no me he dado cuenta de lo infravalorado que tenía estos parajes.

    Será la costumbre. No en vano, los forasteros ven lo que hay y los lugareños lo que falta.

    ResponderEliminar
  4. En el poco tiempo que llevo en la moto, ya he aprendido a huir de las autovías, todo lo que puedo. Y vuestras experiencias así me lo confirman. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Gracias free!! me encantaron los paisajes manchegos. Lo proximo, las tablas y Campos de Criptana. Quiero investigar esta zona...fijate que estando en jaen, siempre la veo emasiado cerca para un puente o vacaciones, y muy lejos para un dia...asi que de madrid hasta aqui, lo tengo por hacer...

    ResponderEliminar
  6. Pues si, Yamajos, en un radio de un par de horas, esta zona da juego para un puente de varios dias de sobra...Hay mucho y bueno para ver...yo voy a ir dedicandole salidas, porque no lo tengo muy lejos y no lo tengo explorado aun.

    Maes, o soy de Ubeda...imaginate cuando no le haces ya ni caso a edificios que viene a ver gente del otro extremo del mundo...eso suele pasar. Es bueno pararse y disfrutar como si fueras de otro lugar. Observar y alejarse, abstraerse para saborear todo eso que por cotidiano, no deja de ser un regalo.

    Artus, si quiero hacer turismo por Galicia o algun sitio muy lejos, no me quedara mas remedio que usarla muchas horas. Pero una vez llego al lugar donde quiero hacer turismo, la autovia te aleja del paisaje, de las curvas, de las gentes...es anti-turistica. para transportarme si, para viajar, no.

    Gracias por vuestros comentarios.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Me alegro de que te hayas unido al club de los que ya conocemos esos parajes... :-) Hará 1 año y medio que fuimos por allí el bujías, ubestrong, pototo... Y a Almagro y Viso del Marqués he ido a llevar gente con el bus varias veces. Tío!!, tanto viajar y todavía no conocías esos sitios!!!! Aprovecha rápido! o te veo viajando con el inserso!!

    ResponderEliminar
  8. Estan emasiado cerca para dedicarles varios dias y demasiado lejos para ir en un rato suelto...ya me he propuesto ver todo esa zona. Las tablas en breve, si te apuntas, pon fecha!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...