La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.

universos sociales.

Según, donde situe cada uno el umbral de requerimientos para hablar de amistad, tendras mas amigos o menos. Conozco gente que lo situa tan bajo, que dice tener cientos de ellos. No soy tan imbecil como para esperar de relaciones de esta indole grandes aportaciones. El club de amistades de cualquier ser humano importante, rara vez supera el par. Efectivamente cuando exiges calidad, empieza la escasez y el filtro de los años va despejando las incognitas.

Como los buscadores de oro, la labor es dura. Desechando la morralla, pasando el tamiz de los años, para dar con alguien que no envidie, que no se compare. Buscando personas que no tenga complejos, que no te investiguen, que no quieran saber mas de lo que tu quieres contar, porque ya saben lo que necesitan para darte su respeto. Gente que disfruta de tus virtudes, y que sonrie tras años de experiencia ante tus defectos.

Cada ser humano es unico. Diferente totalmente del resto y a lo largo del tiempo, va generando en su entorno un universo tambien unico. Cada dia tengo mas claro que no se pueden mezclar churras con merinas. Y que cuando mas estrecho sea el vinculo entre las personas, mas similares deben ser esos universos paralelos para que las leyes fisicas de repulsion no actuen.

Inmediatamente el acomplejadillo de turno, el envidiosillo, el rabioso desgraciao que sabe que lo es, te acusará de clasista, de no querer mezclarte con todo el mundo, de creerte mejor que los demas y de un largo catalogo de rebuznos del manual que sustituia a los cudernillos rubio, en el universo de aquellos que dicen ser todos iguales.

Y es que entre mis amistades, no está la Reina de Inglaterra, ni escritores de renombre, ni la elite intelectual, ni siquiera gente que solo tenga dinero. Pero por alguna extraña razon, el capullo orejado de turno, cuando haces publica esta reflexion, piensa en euros, en ropa cara y gente fina, y se autoexcluye porque no da para mas. Te acusa de "pijo" y de facha...cuando él mismo, acaba de denegarte la oportunidad de mas relacion, solo porque has reflexionado mas que él o mas que los ojos perdidos de un asno, que viene a ser similar.

Conceptos de lealtad, de amistad y de respeto. El honor y la decencia. Nobleza y bondad. Generosidad y altruismo. Hay una escala de valores en el universo de cada persona que determina todo lo demás. Conociendo a tus amigos, puedo saber quien eres. Gran verdad. A poco que observamos, encontramos ecosistemas sociales de lo mas variopintos. A saber.

Desde la guapa oficial, que va de estrella del porno, "miradme todos que buena estoy", hasta el triunfador de la cartera gorda que la luce a falta de algo con mas valor. Superficiales, carroñeros, viciosos, trepas, rencorosos, idealistas...todos generan sus universos personales presididos por sus valores, o por la ausencia de estos, según se mire.

Pero, ¿que notas dominan mi universo personal? ¿que he creado, cual es mi habitat tras 36 años?...

Haciendo balance, percibo una tendencia brutal y perniciosa hasta el desastre, por no aceptar que no todos somos iguales. Me he negado siempre a no dar la oportunidad a todos por igual. De niño, era muy "progre" yo en este sentido. He perdido el tiempo con gente incapaz de diferenciar un catedratico de un peon, "porque ambos ganan igual".

Personas educadas en el culto al euro y a la gamba (entonces pesetas), fueron mis mejores "amistades". Culto al cuerpo, a la tia buena y a la borrachera. Buen comer, buen beber, buenos coches, buenas motos y dinero en abundancia, a poder ser con el minimo esfuerzo, como religion y valores presidentes. Un "todos somos iguales" y la diversion como Dios al que rezar todos los sabados por la noche. Superficialidad en grado sumo. Primitivos, básicos cuya humanidad hay que buscar solo en los rasgos externos, porque cerebralmente mi perro, tenia mucho mas que aportar.

Gente hueca y sin nada o poco que decir. Diferente a lo que yo habia vivido y conocido, desde luego. Dificil aceptar y ser aceptado en tu anti-mundo natural. Lo peor vino, cuando, con el tiempo, me dió por opinar en publico acerca de mis impresiones...

En el aspecto sentimental, la cosa no iba mucho mejor. Siempre moviéndome por criterios y valores perfectos para destrozarte la vida eligiendo mujeres a las que, según demuestra la experiencia, lo mejor es no dedicar mas de un fin de semana o sencillamente ser "buenos amigos", como si fuera un colega mas. Sin embargo, no puedo hablar mal de ninguna de ellas, ni de ninguno de los titulares de los numeros de telefono mas frecuentados en mi adolescencia. El mundo es un gran supermercado, donde puedes encontrar desde la morralla mas cara, hasta la calidad a su justo precio. Tu eliges. pero solo los años, te enseñan a elegir.

La culpa, a buen seguro, no es del producto morralla, sino del consumidor que no sabe elegir la calidad. Yo quise respirar el aire de Marte, porque no tuve en cuenta, que, donde unos viven, otros nos ahogamos. Que solo la morfologia externa nos hace similares y que el resto de nuestras funciones vitales requieren espacios diferentes para desarrollarse. Universos paralelos que se repelen. Al cabo de los años, me siento como un explorador de mundos hostiles...

Pasan los años, y vuelvo a mis origenes. Valoro cada dia mas cada enseñanza de cualquier miembro de mi familia. La rebeldia ha terminado. Me traigo una mujer que me quiere por ahora, un amigo, y una vida de carretera y juerga excesiva en las viejas maletas de mi vstrom...

He aprendido que hay dos tipos de personas en el mundo. Las que envidian y las buenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...